lunes, 22 de julio de 2019

INSTRUMENTAL. MEMORIAS DE MÚSICA, MEDICINA Y LOCURA - JAMES RHODES



    Título original: Instrumental. A Memoir of Madness, Medication and Music, 2014    
       
     Tapa dura: 288 páginas

     Edición: Blackie Books

     Traducción: Ismael Attrache

      ISBN: 978-8416290437

      Precio: 18,90 €

      Puntuación: 8/10






   Desde que en 2017 me encontrase con ese maravilloso universo que es booktube, no he parado de ver este libro de memorias por muchos canales y blogs, y siempre bien considerado. Y me picó la curiosidad. Así que un día paseando entre las estanterías de la biblioteca de mi pueblo me llevé la grata sorpresa de saber que estaba allí.


   No creo que queden ya muchos aficionados a la lectura que no conozcan este libro y sepan más o menos de qué va, o que conozcan al autor, ya sea por su faceta de pianista o de fenómeno en twitter.


   Estaba preparada para lo peor, a sufrir leyendo el relato, con pelos y señales, de los abusos sexuales que James Rhodes sufrió siendo tan solo un niño; pero he de darle las gracias al autor porque decidiera no incidir en tan penoso relato.


   "La cuestión es la siguiente: en la vida de cualquier persona hay un pequeño  número de momentos tipo princesa Diana. Cosas que pasan, que nunca se olvidan y que tienen un impacto significativo en tu vida."





   Porque este libro va sobre lo difícil que es vivir con tan pesada carga. Las secuelas físicas y psicológicas, sobre todo de estas últimas, que la víctima de estos actos tan viles acarrean el resto de sus vidas tal cual si fuera una pesada losa.

   Pero este libro también va de música, música clásica para ser más exactos. Del poder que tiene la música para curar el cuerpo y el alma, y para dar sentido a la vida de una persona que ha tocado fondo.


   "Lo mejor de querer suicidarte es la energía que sientes después de decidirlo: como si te hubieran dado alas después de haber avanzado penosamente por arenas movedizas durante varios años. Además, la planificación necesaria es superdiverdita, como crear una lista de reproducción musical para alguien a quien quieres: hay que pensárselo mucho, te causa gran excitación cómo quedará y cómo reaccionarán, disfrutas del proceso de creación tanto como del producto final."
 

   Y también va de esperanza, porque aunque ves como James es consciente de que siempre tendrá que vivir con su pasado, ha sido capaz de aprender a vivir con ello.


   Me ha gustado mucho como James introduce cada capítulo, que lleva el nombre de una pieza musical elegida por él y que están entre sus favoritas, con una breve historia del compositor en cuestión. De una manera muy amena nos ilustra sobre sus vidas y obras, y pone en valor esta maravillosa música tan desconocida para la gran mayoría, en la que yo me incluyo, y sobre la que tenemos muchos prejuicios. Ojalá hubiese más personas como él, que se atreviesen a romper con los estereotipos y consiguieran hacer más accesible este arte para todos.






   También me ha chocado mucho el lenguaje tan crudo y directo que utiliza el autor, sobre todo en las partes mas duras, para contarnos su historia. A veces me descolocaba y me pareció un tanto artificioso. Después he visto algunas entrevistas que le han hecho al autor y no se ha expresado así, supongo que en el libro pretendía captar la atencion del lector, aunque en mi caso como he dicho me ha echado un tanto para atrás en algunos momentos.


   A excepción de esto, es un libro que me ha encantado y ha abierto mi mente en muchos aspectos, sobre todo musicales.



   "Ahora sé que la música cura. Sé que me salvó la vida, que me mantuvo a salvo, que me dio esperanza cuando no la había en ningún otro sitio."





                  JAMES RHODES


   


   Pianista británico, conocido también por su activismo en la denuncia sobre los abusos sexuales en la infancia. 


lunes, 10 de junio de 2019

NO, MAMÁ, NO - VERITY BARGATE

  

    Título original: No mama No, 1978    
       
     Tapa dura: 176 páginas

     Edición: Alba

     Traducción: Mireia Bofill Abelló

      ISBN: 978-8490653098

      Precio: 16,05 €

      Puntuación: 8/10






   Jodie acaba de dar a luz a su segundo hijo. El que se trate de otro niño le produce una gran decepción, hasta el punto de no sentir ningún tipo de amor hacia su hijo recién nacido, es más siente hasta repulsión hacia ese fruto de su vientre. 

      "Lo que más me sorprendió cuando me enseñaron a mi segundo hijo y lo cogí en brazos fue la total ausencia de sentimientos. Ni amor. Ni cólera. Nada."

   Los problemas en su matrimonio, que se diluye poco a poco en una mezcla de indiferencia y hastío hacia su marido, periodista de profesión y que es incapaz de comprender el por qué de la actitud de su mujer, junto con una profunda depresión posparto y la vuelta a su vida de una antigua amiga, desencadenarán el desenlace de esta asfixiante historia.


   Asfixiante porque es muy difícil comprender los sentimientos de esa madre hacia sus hijos y por la situación límite a la que se enfrenta: debe cuidar y vivir para y por sus hijos sin sentir demasiado aprecio por ellos. Yo no soy madre, pero lo que se espera de una madre es que sus hijos sean lo que más ame en el mundo y que sea capaz de hacer lo que sea por ellos, sin importar cómo es el hijo. Por supuesto que existen tristes excepciones, pero es muy crudo ver como Jodie se debate entre lo que siente y lo que debería sentir. Ver cómo se fustiga a sí misma y cómo vive frustrada por no haber sido madre de una hija. 




   Evidentemente esa necesidad tiene su justificación, ya que la raíz del problema es muy profunda y conlleva que Jodie viva una vida ajena a la que realmente tiene y acabe siendo vícitma de la incomprensión de su entorno.


    Lo que más me impactó de esta novela es el leguaje directo y crudo que utiliza la autora. Es como si te dieran una bofetada en la cara, al menos así lo sentí yo. Con ello consigue que la situación que vive la protagonista te impregne y te haga reflexionar.

   Una novela breve que merece mucho la pena leer.


       "Nuestro dolor era tan distinto, los motivos tan divergentes: el mío todavía no articulado, el suyo ya casi superado."



                   VERITY BARGATE



 

  Novelista y directora de teatro inglesa.

martes, 28 de mayo de 2019

ALGUIEN VOLÓ SOBRE EL NIDO DEL CUCO - KEN KESEY

  

    Título original: One Flew Over The Cuckoo´s Nest, 1962 
       
     Tapa blanda: 288 páginas

     Edición: Anagrama

     Traducción: Mireia Bofill Abelló

      ISBN: 978-8433972606

      Precio: 9,40 €

      Puntuación: 10/10





   Llevaba años queriendo leer esta novela. Así que cuando se dio la posibilidad de seleccionar esta lectura para el club de lectura al que pertenezco fue muy fácil decidirse por ella. Y ha sido todo un acierto. Nos ha gustado a todos los miembros del club, y eso es algo que no suele ocurrir con mucha frecuencia 😅.



   El Jefe Bromden, quien nos narra la historia, es un indio americano mestizo y lleva tanto tiempo internado en el hospital psiquiátrico, que ya ni recuerda cuánto. Pasa sus días barriendo y observando lo que ocurre a su alrededor, pero no habla. Todos le creen sordomudo, pero su problema no es que no pueda oir o hablar, sino que es él quien no quiere hacerlo. Su vida transcurre entre una espesa niebla mental que lo mantiene temeroso de todo y que le lleva a pensar que todo está controlado mediantes máquinas y que no hay escapatoria posible a su situación.


   "Comienza a resultarme difícil localizar mi cama por la noche, tengo que arrastrarme a gatas e ir palpando los muelles por debajo hasta encontrar, pegadas allí, mis bolas de chicle. Nadie se queja de la niebla. Ahora ya sé por qué: aunque resulte molesta, permite hundirse en ella y sentirse seguros. Es lo que McMurphy no comprende, que queramos estar seguros. Sigue intentando hacernos salir de la niebla, ponernos al descubierto, donde sería fácil atraparnos."
 

   La vida en el psiquiátrico está regida con mano férrea por la Gran Enfermera, la señorita Ratched, dueña y señora de la galería, que se ayuda para ello de los enfermeros negros, escogidos cuidadosamente por ella para que lleven a cabo sus órdenes según su dictamen, y el médico, un pelele necesario pero totalmente anulado por ella. El orden y las normas guían su trabajo, del cual disfruta enormemente. Ella es la que dispone todo, sentada en su sala acristalada, observando todo lo que ocurre y manipulando a los pacientes para así tener todo bajo su estricto control.






   "Creo que McMurphy sabía mejor que todos nosotros que nuestro aspecto envaletonado era pura comedia, pues aún no había conseguido arrancar una verdadera carcajada a ninguno del grupo. Es posible que no comprendiera por qué seguíamos sin poder reír, pero sabía que es imposible ser fuerte si se es incapaz de ver el lado cómico de las cosas."


   Los pacientes se dividen en Agudos, que son los que pueden moverse y valerse por sí mismos, y los Crónicos, que llevan mucho tiempo internados y en general se encuentran impedidos y totalmente idos. La llegada de un nuevo interno, McMurphy, revoluciona la vida en la galería y transforma la vida de los pacientes, además de complicar, y mucho, el trabajo de la Gran Enfermera.






   "Cuando llegó al centro de la sala de estar, la chica se detuvo, y entonces advirtió que la rodeaba un círculo de cuarenta hombres vestidos de verde con los ojos desorbitados, el silencio era tan grande que se podian oir el gruñido de las tripas y, a lo largo de la hilera de los Crónicos, se oía el sonido, pop, de los catéteres al desprenderse."



   McMurphy ha fingido su locura para escapar del centro de trabajo en el que estaba recluso acusado de abusar de una menor. Para él, la vida en este centro es demasiado dura y ha decidido pasarla en un centro psiquiátrico para comer bien y pasar el día desplumando a las cartas a sus compañeros. Pero además de todo esto, McMurphy tiene una personalidad arrolladora. Es descarado, políticamente incorrecto y algo pendenciero, pero también es amable y divertido, con lo que su llegada llena de vitalidad la vida gris de la galería y da un poco de autoestima a algunos de sus compañeros.


   "-A mí qué me importa. Votad algo. ¿No comprendéis que para demostrar que todavía sóis hombres tenéis que hacer algo? ¿No comprendéis que no podéis permitir que acabe por dominaros a todos? Mirad a vuestro alrededor: decís que el Jefe está asustado de su propia sombra, pero en mi vida había visto semejante hatajo de cobardes." 



   "-¡Este mundo... es de los fuertes, amigo! El ritual de nuestra existencia se basa en el fortalecimiento del más fuerte a base de devorar al débil. Tenemos que aceptarlo. Es muy justo que así sea. Tenemos que aprender a reconocer que ésta es la ley natural de la existencia. Los conejos aceptan su papel en el ritual y reconocen que el lobo es el fuerte. Para defenderse, el conejo se vuelve cauto y huidizo y temeroso y cava agujeros y se esconde cuando se acerca el lobo. Y resiste, sigue adelante. Sabe cuál es su lugar. Desde luego, no desafía al lobo a un combate. Porque, ¿cree que eso sería prudente? ¿Lo sería?." 



   Desde un primer momento la relación de McMurphy con la autoridad es desafiante, lo que irá in crescendo a lo largo de la historia y nos regalará momentos rocambolescos e hilarantes que convierten la lectura de esta novela en una auténtica gozada. Yo me he reído a carcajadas y he disfrutado mucho con su lectura, aún cuando el fondo de la historia es desolador. Además el final es impactante y te encoje el corazón.




   Lo mejor de esta novela son sus personajes. Están muy bien definidos, tienen unas motivaciones muy claras y sus personalidades son muy fuertes.

   Una lectura imprescindible que se quedará en tu memoria y que te hará recordar lo que es disfrutar de una obra maestra de la literatura.


   Existe una famosísima y oscarizada adaptación cinematográfica de esta novela estrenada en 1975 y dirigida por Milos Forman. Está rotagonizada por un esplendorso y creíble Jack Nicholson en el papel de McMurphy y unos impresionantes y jovencísimos, Danny DeVito y Christopher Lloyd, entre otros. Con algunos cambios con respecto a la novela, es una adaptación magnífica y que te hace disfrutar tanto como la novela de esta igualmente magnífica historia.



   "Nos había demostrado lo que se podía conseguir con un poco de ánimo y valor, y creíamos que también nos había enseñado a hacer uso de él."





   


            KEN KESEY

   







    Escritor y activista contracultural estadounidense.